RECORDANT LADY DI

Fa temps que no em passo per aquí. Massa, ho sé. I no, no s’hi valen excuses. Treballo molt, faig horaris intempestius, viatjo, li dedico temps al meu nebot, també busco estones per estar amb la família i també guardo minuts per estirar-me al sofà tapada amb una manta. Però això no m’impediria trobar uns minutets per passar per aquí i explicar coses que realment m’agraden.

Així que… He decidit tornar. I ho faig amb un reportage del qual n’estic prou contenta. El cap de setmana passat me’n vaig anar a Londres, amb un parell de bones amigues i amb un objectiu clar: veure l’exposició “Diana:her fashion story”, que tot just havien inaugurat dos dies abans. En vaig gaudir tant que he decidit plasmar-ho, tal qual. I aquest n’és el resultat:

Recordant Lady Di a través dels seus vestits

diana-1

 

Anuncis

080 BFW, LA NOCHE DE CENICIENTA

Imagen

 

Lugar emblemático donde los haya. Arquitectura en estado puro. Icono del modernismo. Historia, mucha historia. Moda.Tendencias. Glamour. Celebrities. En esto, y algo más, se resume la 080 BCN FASHION (http://www.080barcelonafashion.cat). Llega la noche del estreno, a la que te invitan y esperas su llegada con ganas. Te vistes, más o menos “mona”, te pintas los labios de rojo, te calzas unos de tus mejores tacones y allí te plantas. La tarde acompañaba, sin duda. Último día de junio, pero sin aquel calor agobiante que convierte tu cara (perfectamente maquillada al salir de casa) en un cuadro al estilo “El Grito” de Munch.

MANGO (www.mango.com) ha sido la firma encargada de abrir esta pasarela con un desfile para presentar la colección del próximo invierno. Que cómo fue el desfile? Pues a ver… Es que casi no me dio tiempo a verlo! Qué duró? Cinco minutos? Igual hasta me he pasado. Modelos en fila india sin descanso, uno detrás de otro, sin ni si quiera hacer el típico posado ante los fotógrafos. Y yo me pregunto: les habrá salido alguna foto decente de los maniquíes? Si lo han conseguido, me quito el sombrero. Sobre la pasarela: Andrés Velencoso, Jon Kortajarena y la estrella de desfile Toni Garrn, la joven modelo alemana y “ángel” de Victoria’s Secret, actual novia de Leonardo Di Caprio (cortada por el mismo patrón que Gisele Bundchen y Bar Refaeli).

Pero vamos, que el desfile fue lo de menos, porque lo fantástico de estos eventos son las previas y los post, las fiestas, las idas y venidas, los paseos, las copas, las fotos y las conversaciones, unas más interesantes que otras. Sólo llegar, un photocall larguísimo espera a todo tipo de celebrities que llegan, posan y se van. Algunas con más gracia que otras. Cuando te lo miras des del otro lado de la barrera, piensas que igual no es tan fácil como parece. A ver quién tiene narices de ponerse delante de “mil” cámaras y encima salir bien en todas las imágenes?! Quién? Pues muy poca gente… Y eso que, de entrada, las estrellas del photocall, parecen perfectas.

Copa de Möet Chandon en mano (con jugo de fresón) me dediqué a observar a uno y otro lado para ver qué famosos intercambiaban palabras, cuáles preferían ir directamente a ocupar sus asientos, sin codearse con el resto de la gente y quiénes son los que hacen de verdaderos anfitriones, aunque a todos ellos los ves como pez en el agua. Entre copas y modelos estaban: Tamara Falcó, Jaime de Marichalar, Carla Royo Vilanova, Ana García-Siñeriz, Boris Izaguirre, Marc Clotet, Natalia Sánchez, Malena Costa, Fiona Ferrer, Vicky Martín Berrocal y Laura Vecino. Y después, lo mejor…

LA FIESTA:

-Perdone señorita, me enseña su pulsera?

-Por supuesto, aquí tiene.

-Perfecto, gracias, adelante y bienvenida…

 

Copa de vino blanco, un magnífico cátering de Nandu Jubany, música, velas y ellos… Algunos conocidos, otros no tanto. Algunos con mucho dinero, otros con menos. En este tipo de eventos siempre pienso lo mismo: cuidado con los comentarios que haces, que no siempre sabes con quién estás hablando y en esta fiesta todos los invitados están estudiados, no a todo el mundo le han puesto la pulsera para que pueda entrar.

Dos copas de vino y algunas de Moët más tarde (al borde de las doce) di por terminada la velada. Una noche estupenda que hubiera podido ser mejor si mis queridos zapatos plateados de tacón de diez centímetros no hubieran decidido destrozarme los pies (de momento, se quedan castigados en el armario hasta próximo aviso). Y es que poco me faltó para acabar la noche como Cenicienta, dejándome un zapato por las escaleras… De ser así, lo hubiera encontrado algún príncipe de los de la fiesta? Me lo hubiera devuelto? Ni idea… Lo que sí sé, es que la calabaza no estaba por ningún sitio. Me fui directa al párking a buscar mi carroza, que yo misma conducía y que me llevó directamente a casa, volviendo de nuevo a la realidad, donde suena el despertador para ir a trabajar, donde no hay modelos por los pasillos, ni Moët en la nevera, pero desde donde puedo escribir estas y otras historias que vivo a momentos. Porque la vida tiene muchos capítulos y, algunos de ellos, pueden parecer de cuento…

 

ImagenImagen

Imagen

VISTO Y NO VISTO

Cuántas veces has abierto el armario, lo has sacado todo, te lo has probado, te has mirado al espejo, te lo has quitado, te lo has vuelto a probar, has dejado la habitación hecha un asco y te has ido a una cena convencida de que vas horrorosamente vestida y todo te queda mal? Va, no mientas, unas cuantas, lo sé… Igual que yo. Sí, hay días que tiraría el armario por la ventana, aunque sé que luego me arrepentiría…

Y es que no hace falta negarnos la evidencia, una imagen vale más que mil palabras y la primera impresión es lo que cuenta. Aunque ya sabemos que lo importante es cómo somos por dentro, de eso no me cabe la menor duda, y que las personas te acaban calando por su carácter, su personalidad, su comportamiento y su forma de ser, el aspecto físico dice mucho de nosotras. Y no me refiero a ser guapa o fea, gorda o flaca, a tener celulitis o un trasero como el de JLo. Eso va a gustos. Se trata de tener buena presencia, ir correctamente vestida, peinada y maquillada (en el caso de que sea necesario), y comportarse con distinción.

Y yo me pregunto: En realidad, sabemos cómo vestirnos? Sabemos qué ponernos en cada ocasión? Sabemos identificar lo que nos sienta bien y lo que nos sienta mal? Sabemos crear nuestro propio estilo? Hay de todo, la verdad, las que saben menos y las que saben más, pero hoy en día todo se puede aprender.

Si no sabemos inglés, nos apuntamos a una academia para aprenderlo; si queremos impresionar a alguien con nuestros platos, vamos a una escuela de cocina; si queremos estar en forma, vamos al gimnasio (y no sólo el mes de enero, hay que ir todo el año!!), pero… Y si no sabemos cómo vestirnos o qué comprarnos? Dónde vamos? Respuesta: LLAMAMOS A UN ASESOR DE IMAGEN.

-Qué es un asesor de imagen? Es una persona formada y especializada en el estudio de la imagen personal.

-A qué nos puede ayudar? A sentirnos bien, a reforzar nuestra autoestima y nuestra seguridad y a adoptar ciertas actitudes que nos ayuden a mejorar en nuestra vida diaria.

-Qué nos va a enseñar? Nos hará un estudio de nuestras características físicas. Eso permitirá elegir qué tipo de ropa nos queda bien y nos hace sentir bien. También qué colores son los que nos favorecen, y en general, no enseñará a adoptar un “look” sacando el máximo partido de nosotras mismas.

Si estáis pensando en acudir a profesionales que os ayuden a potenciar vuestra imagen, os aconsejo que os pongáis en manos de Davinia Subirà y Maribel Morato. Por qué?

1.Porqué son unas grandes profesionales.

2.Porque saben de lo que hablan y son expertas en moda, cosmética y belleza.

3.Porque te van a tratar muy bien.

4.Porque te van a ayudar muchísimo.

5.Porque tienen un servicio de asesoría de imagen completísimo.

6.Porque se adaptan a ti, a tus gustos, a tus deseos y a tu presupuesto.

7.Porque tienen muchas ideas, son innovadoras y emprendedoras.

Ah! Y porque son guapísimas y encantadoras.

Queréis saber más? Las encontraréis en los Centros de Estética Maribel Morato de Lleida (http://www.maribelmorato.com).

 

Y ahora os dejo, que seguro que estáis poniendo vuestro armario patas arriba, pensando en qué tenéis que ir renovando… Si es que, en el fondo… Nos conocemos.

 

Image

Image

 

I LOVE MANOLO’S

Imagen

Vaya, creo que no voy a descubrir ahora las Américas si digo que me encantan los zapatos. Sí, y si son de tacón, mucho más. Soy de las típicas que, de niña, se calzaba los tacones de mamá (o de la abuela) y se paseaba por toda la casa haciendo cuanto más ruido mejor, con un bolso colgado del hombro, que procuraba conjuntar, aunque no siempre lo conseguía. Y sé lo que estáis pensando, menudas pintas… Es más, creo que hasta algún tacón salió un poco perjudicado con tanto ajetreo.

Pues bueno, después de unos años poniéndome los zapatos de mamá, llegó el momento en que me pude empezar a calzar mis propios tacones y claro, con el tiempo, una se ha ido volviendo experta en andamios. Hay gente que, cuando me ve encima de mis tacones, me pregunta: Tú? Con tacones, con lo alta que eres?? (1’73m, tampoco creo yo que sea para tanto). Pues sí, yo con tacones!! Chicas, tal y como me dijo un día mi colega Marc Giró, editor de moda de la revista Marie Claire: “Los tacones son para que los luzcan las chicas altas!! En las bajitas, son un quiero y no puedo”. Pues yo, que me fio mucho muchísimo de él, tomé nota y desde entonces me aplico el cuento.

Bueno, pues en cuanto he podido, he empezado a coleccionar andamios, de las marcas más variopintas y las que, por supuesto, me he podido permitir. Viajar a Menorca es una gozada (a parte de por otras muchas cosas) para descubrir a Mascaró, tanto a Jaime (http://www.jaimemascaro.com) como a Úrsula (http://www.ursulamascaro.com). Sus sandalias me vuelven loca y te dan ese toque chic y elegante en cualquier celebración. Bimba y lola (http://www.bimbaylola.es) tiene tacones para el día a día que llevo hasta la saciedad. Pedro Miralles (http://www.pedromiralles.com) me gusta, tengo dos, pero lamento decir que me destrozan los pies (aunque sigo poniéndomelos). Pero hay unos zapatos de los cuales me he enamorado por completo…

Fue en marzo de 2008 cuando tuvimos el primer contacto visual, en Nueva York. Fui a verlos como si de una cita se tratara, nerviosa, pensando cuándo iba a llegar el momento, y cómo sería en encuentro. Hasta que llegó: Ahí estaban… En el número 31 de la Calle 54. Lujo, tentación y admiración (bueno y un poco de pena por no poder llevarme ningunos). Sabía que tarde o temprano me haría con unos Manolo Blahnik.

Imagen

Manolo Blahnik, 31 West 54th Street NY  http://www.manoloblahnik.com

Y ese sueño, así, de repente, un buen día, se cumplió (este verano para ser más exactos). Paseando por Barcelona con una de mis mejores amigas (Montse Sarri, amante también de los zapatos y los andamios, y una estupenda diseñadora que os presentaré un día) decidimos entrar a la tienda que Manolo Blahnik tiene en el Hotel Mandarín de Paseo de Gracia. Es un auténtico museo y ese día me apetecía llegar a casa con una obra de arte en las manos, que ahora me pongo en los pies.

Sé perfectamente que no es lo material lo que te permite alcalnzar la felicidad, pero tengo muy claro que ayuda. No hay quien me borre la sonrisa de la cara cuando veo a Carrie Bradshaw taconeando por Nueva York con sus Manolo’s y pienso que yo hago lo mismo por Barcelona.

Ah! Y sigo ampliando mi colección de andamios. Cuáles serán los próximos en mi armario? Hay varios candidatos…

Imagen