RECORDANT LADY DI

Fa temps que no em passo per aquí. Massa, ho sé. I no, no s’hi valen excuses. Treballo molt, faig horaris intempestius, viatjo, li dedico temps al meu nebot, també busco estones per estar amb la família i també guardo minuts per estirar-me al sofà tapada amb una manta. Però això no m’impediria trobar uns minutets per passar per aquí i explicar coses que realment m’agraden.

Així que… He decidit tornar. I ho faig amb un reportage del qual n’estic prou contenta. El cap de setmana passat me’n vaig anar a Londres, amb un parell de bones amigues i amb un objectiu clar: veure l’exposició “Diana:her fashion story”, que tot just havien inaugurat dos dies abans. En vaig gaudir tant que he decidit plasmar-ho, tal qual. I aquest n’és el resultat:

Recordant Lady Di a través dels seus vestits

diana-1

 

Anuncis

080 BFW, LA NOCHE DE CENICIENTA

Imagen

 

Lugar emblemático donde los haya. Arquitectura en estado puro. Icono del modernismo. Historia, mucha historia. Moda.Tendencias. Glamour. Celebrities. En esto, y algo más, se resume la 080 BCN FASHION (http://www.080barcelonafashion.cat). Llega la noche del estreno, a la que te invitan y esperas su llegada con ganas. Te vistes, más o menos “mona”, te pintas los labios de rojo, te calzas unos de tus mejores tacones y allí te plantas. La tarde acompañaba, sin duda. Último día de junio, pero sin aquel calor agobiante que convierte tu cara (perfectamente maquillada al salir de casa) en un cuadro al estilo “El Grito” de Munch.

MANGO (www.mango.com) ha sido la firma encargada de abrir esta pasarela con un desfile para presentar la colección del próximo invierno. Que cómo fue el desfile? Pues a ver… Es que casi no me dio tiempo a verlo! Qué duró? Cinco minutos? Igual hasta me he pasado. Modelos en fila india sin descanso, uno detrás de otro, sin ni si quiera hacer el típico posado ante los fotógrafos. Y yo me pregunto: les habrá salido alguna foto decente de los maniquíes? Si lo han conseguido, me quito el sombrero. Sobre la pasarela: Andrés Velencoso, Jon Kortajarena y la estrella de desfile Toni Garrn, la joven modelo alemana y “ángel” de Victoria’s Secret, actual novia de Leonardo Di Caprio (cortada por el mismo patrón que Gisele Bundchen y Bar Refaeli).

Pero vamos, que el desfile fue lo de menos, porque lo fantástico de estos eventos son las previas y los post, las fiestas, las idas y venidas, los paseos, las copas, las fotos y las conversaciones, unas más interesantes que otras. Sólo llegar, un photocall larguísimo espera a todo tipo de celebrities que llegan, posan y se van. Algunas con más gracia que otras. Cuando te lo miras des del otro lado de la barrera, piensas que igual no es tan fácil como parece. A ver quién tiene narices de ponerse delante de “mil” cámaras y encima salir bien en todas las imágenes?! Quién? Pues muy poca gente… Y eso que, de entrada, las estrellas del photocall, parecen perfectas.

Copa de Möet Chandon en mano (con jugo de fresón) me dediqué a observar a uno y otro lado para ver qué famosos intercambiaban palabras, cuáles preferían ir directamente a ocupar sus asientos, sin codearse con el resto de la gente y quiénes son los que hacen de verdaderos anfitriones, aunque a todos ellos los ves como pez en el agua. Entre copas y modelos estaban: Tamara Falcó, Jaime de Marichalar, Carla Royo Vilanova, Ana García-Siñeriz, Boris Izaguirre, Marc Clotet, Natalia Sánchez, Malena Costa, Fiona Ferrer, Vicky Martín Berrocal y Laura Vecino. Y después, lo mejor…

LA FIESTA:

-Perdone señorita, me enseña su pulsera?

-Por supuesto, aquí tiene.

-Perfecto, gracias, adelante y bienvenida…

 

Copa de vino blanco, un magnífico cátering de Nandu Jubany, música, velas y ellos… Algunos conocidos, otros no tanto. Algunos con mucho dinero, otros con menos. En este tipo de eventos siempre pienso lo mismo: cuidado con los comentarios que haces, que no siempre sabes con quién estás hablando y en esta fiesta todos los invitados están estudiados, no a todo el mundo le han puesto la pulsera para que pueda entrar.

Dos copas de vino y algunas de Moët más tarde (al borde de las doce) di por terminada la velada. Una noche estupenda que hubiera podido ser mejor si mis queridos zapatos plateados de tacón de diez centímetros no hubieran decidido destrozarme los pies (de momento, se quedan castigados en el armario hasta próximo aviso). Y es que poco me faltó para acabar la noche como Cenicienta, dejándome un zapato por las escaleras… De ser así, lo hubiera encontrado algún príncipe de los de la fiesta? Me lo hubiera devuelto? Ni idea… Lo que sí sé, es que la calabaza no estaba por ningún sitio. Me fui directa al párking a buscar mi carroza, que yo misma conducía y que me llevó directamente a casa, volviendo de nuevo a la realidad, donde suena el despertador para ir a trabajar, donde no hay modelos por los pasillos, ni Moët en la nevera, pero desde donde puedo escribir estas y otras historias que vivo a momentos. Porque la vida tiene muchos capítulos y, algunos de ellos, pueden parecer de cuento…

 

ImagenImagen

Imagen