MIS BÁSICOS A BORDO

Lo siento, he estado un poco perdida, pero para nada he estado aburrida, acabo de llegar de pasar unos días a bordo de un crucero. Envidia? Sana, lo sé…

Normalmente la gente se divide en dos grupos: los PRO-CRUCEROS y los ANTI-CRUCEROS (yo, por supuesto, me declaro CRUCERISTA OFICIAL, ya llevo séis en mi currículum viajero y aún tengo algunos pendientes). Los PRO lo son desde el primer momento en que se suben al barco y descubren las múltiples posibilidades que ofrece un viaje de estas características. Los ANTI, normalmente, son gente que nunca ha hecho un crucero y no sabe muy bien de qué se trata. También hay quien lo ha probado y no le gusta, por supuesto, pero esos son menos. Muchos ANTI, cuando lo prueban, se acaban convirtiendo en PRO.

Bueno, aparco mi momento filosófico “cruceril” para entrar en materia. Qué me llevo de equipaje cuando voy a hacer un crucero? Mi consejo: si no tienes que coger el avión para los traslados, no escatimes en maletas, vas a necesitar de todo.

Hoy, me centro en EL NECESER.

En cualquier viaje que haga, vaya donde vaya, puedo hacer de más y de menos con la ropa y los zapatos (me adapto bastante bien), pero con el neceser no acepto negociaciones. Intento llevarlo todo en minitallas o muestras, pero sin dejarme nada. Y si vas de crucero vas a necesitar algo más cosas si te vas a las montañas suizas, lo digo por experiencia.

Un par de cosas que hay que tener en cuenta si vas de crucero:

1. Los cambios de temperatura:

Ya de por si, los viajes suponen un problema para las pieles sensibles: la deshidratación. A los cambios en las rutinas diarias hay que sumarle los cambios de temperatura y la sequedad que provocan los climatizadores. Esto en un barco se acentúa y acabas con la piel completamente tirante, reseca y con rojeces. La cara hecha un mapa, vamos. Y eso, a mí (y creo que a nadie) no me hace ninguna gracia.

Para paliar estos efectos y poner remedio al problema yo siempre llevo mis “potingues”. Los básicos de siempre: leche desmaquilladora, tónico, desmaquillante de ojos, contorno de ojos y crema hidratante. A eso le sumo el serum especial para pieles sensibles de Decléor Aromessence Rose d’Orient, con aceites esenciales, que calma la piel, y también la masque gel-crème lacté réconfortant Harmonie Calm. Ésta última es mano de santo. Mi preferida. Mi salvadora en casos extremos. Vamos, que cualquier día de estos le hago un monumento o la guardo en una vitrina expuesta en el comedor de casa como si de un Goya o un Velázquez se tratara. Además de todo esto, soy de las que mete en el neceser la pomada con corticoides para las lesiones de psoriasis o dermatitits (por si salen), que también sirve para las picaduras de insectos; la crema hidratante para el cuerpo (esto es más complicado llevarlo en minitalla, porque entonces sólo tienes para darte en una pierna, y el resto del viaje te quedas sin); champú específico purificante y también el de color (me encanta el Hammam de Rituals Cosmetics y todos los de Kérastase París); y soy fan de las espumas de ducha de Rituals Cosmetics (me chifla la Tao) y encima están en tallas pequeñas de viaje. Qué más se puede pedir?

2. Los cambios de look:

Hay que tener en cuenta que en un crucero vas a cambiar de look varias veces al día. Por la mañana ropa cómoda para ir de excursión o de visita por los distintos lugares. Por la tarde, bikini o bañador para el spa o la piscina (en invierno igual lo sustituyes por ropa de gimnasio para ir a hacer unas clases de baile), y por la noche, traje de gala, ropa elegante, tacones y sofisticación. Y con cada modelito, un maquillaje distinto.

Por la mañana yo me apunto al carro de las BB Cream o hidratantes con color, raya negra en los ojos, máscara de pestañas y arreando. Pero por la noche, me encanta cuidar mucho más mi maquillaje. Dependiendo del vestido, me gusta marcar los ojos con un ahumado o bien optar por el labial rojo con ese traje negro largo, así que toca llevar un poco de todo. Importantísimo no olvidar el corrector, la base de maquillaje, los polvos matificantes, el lápiz khöl negro, el eye liner, la máscara de pestañas, algún colorete y la barra de labios (un gloss también puede ir bien). Ah! Un bote de laca también suele ser bastante necesario…

Y ahora os preguntaréis… Todo esto cabe en el neceser? SÍ, COMPROBADO. Lo más importante es organizarse bien, intentar planificar los looks para no llevar productos que luego no vayas a utilizar, elegir envases pequeños (las muestras suelen ir genial) y calcular la cantidad de producto que puedas llegar a gastar.

Y con esto, algo de ropa y unos buenos zapatos, ya estás lista para subirte en el mejor de los barcos. Otro día hacemos juntas la maleta de la ropa y los complementos, que también nos llevará un rato…

Imagen

Imagen

Anuncis

One thought on “MIS BÁSICOS A BORDO

  1. Me ha encantado Mar…

    Lo has descrito súper bien! a mi también me gustan mucho los cruceros, aunque hace bastante tiempo ya que no hago ninguno.
    Todo lo que has descrito me lo llevo yo también y nunca me sobra, además te doy un par de tips: el agua Termal de Avene viene de perlas siempre y en un viaje no veas cuánto! y hay mini-tallas también y para hidratar el cuerpo un frasquito de aceite prodigioso de Nuxe de 50 ml cabe en cualquier rincón y cunde mucho, mucho!
    La mascarilla Harmony Calm me va de maravillas a mi también y más cuando bajan las temperaturas, es una de mis favoritos. Y el labial rojo que nunca falte.

    Estaré encantada de leer tus recomendaciones para hacer la maleta. Me alegra que hayas disfrutado de ese maravilloso crucero. Un abrazo y hasta muy pronto!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s